1. Refrescos y bebidas dulces

Aquí encontramos una gran cantidad de azúcar –y los refrescos son sólo parte del problema. Los tés azucarados y algunas bebidas energéticas pueden contener hasta 50 gramos de azúcar en una botella de 16 onzas. Obtienes un montón de hidratos de carbono refinado sin ningún nutriente. La American Heart Association establece una cantidad máxima de azúcares añadidos de 37’5 gramos al día (o 9 cucharaditas de café y 150 calorías) para los hombres, y 25 gramos (o 6 cucharaditas de café y 100 calorías) para las mujeres.

SHUTTERSTOCK_212241523_Huge

  1. Tartas, pasteles, cupcakes y galletas

Puede que tengan muy buen sabor, pero bajo este sabor encontramos la razón de ello: harina refinada, azúcares añadidos, grasas trans y grasas saturadas. (Una nota interesante sobre las grasas trans: Mientras que U.S. Food and Drug Administration ha mandado que todos los fabricantes quiten las grasas trans de sus productos, éstos tienen tres años para cumplirlo. Mientras tanto, debes evitar alimentos cargados de grasas trans. Las grasas trans se utilizan para mejorar el sabor y la textura de los alimentos, y hace que duren más tiempo; pero aumentan el riesgo de muchas enfermedades crónicas. Un producto puede informar de que tiene cero gramos de grasas trans en su etiqueta si contiene menos de 0’5 gramos –pero incluso eso va sumando con el tiempo.)

  1. Sandwiches de desayuno

Si preparas tus propios sandwiches en casa, puedes utilizar ingredientes saludables, pero no hay que dar por hecho que los sandwiches refrigerados son así. Por lo general, contienen por lo menos un gramo de grasas trans, y además llevan mucho sodio, poca fibra y mucha grasa. Lee lo que te pueden indicar sobre ello los Informes de los Consumidores.

  1. Palomitas en el cine

No hay nada malo en las palomitas de maíz; de hecho, es un grano entero saludable que ofrece fibra y antioxidantes, para aportar energía. Pero hay palomitas y palomitas. Si vas al cine, ve con cuidado: un cubo de palomitas de maíz contiene tantas calorías como una hamburguesa cuarto de libra y una Big Mac en el McDonald’s, según informa el Centro de la Ciencia para el Interés del Público. Center for Science in the Public Interest. Añade que las palomitas “esencialmente son fritas en grasa saturada que corresponde a entre uno y tres días”, dependiendo del tamaño del cubo. ¿Y qué pasa con los toppings grasientos? Como si no fuera bastante con las palomitas, eso añade 130 calorías a un cubo pequeño de palomitas, 200 al mediano y 260 al grande, según informa la cadena de cines Regal.

SHUTTERSTOCK_199593269_Huge

  1. Sopas enlatadas

Pueden ser útiles si no dispones de tiempo, pero a menos que encuentres una marca que sea sabrosa y baja en sal (existen algunas que son así), no te encuentras entre los afortunados al frente de lo saludable. Una taza mediana de una sopa de marca popular, por ejemplo, contiene 800 mg de sodio. Tened en cuenta de que es “una taza mediana”. La mayoría de gente consume la lata entera, lo cual eleva la cantidad de sodio a más de 2000 mg, más de lo que deberías consumir en un día entero.

Dejar una respuesta