El sexo es una parte muy importante de cualquier relación matrimonial y, del mismo modo que la relación en sí misma, el sexo pasa por muchas fases diferentes. Voy a centrarme solamente en dos fases principales en este artículo: la fase “recién casados” y la fase “papás recién estrenados”. ¿Por qué? Porque ahora mismo estoy en la fase “papás recién estrenados” y lo encuentro muy relevante en estos momentos. 97923017

De hecho, probablemente podemos resumir la fase de recién casados y luego pasar directamente al problema, el sexo después de tener hijos. Cuando acabas de casarte, el sexo es una parte muy importante de tu relación, pero probablemente por diferentes motivos que cuando la relación madura. Las cosas son relativamente nuevas y ambos estáis aún explorando el uno al otro y construyendo lazos íntimos. Esto es genial, sobretodo porque aún tenéis tiempo de realmente disfrutar el uno del otro. Tenéis tiempo de asegurar que las “necesidades” de ambos se cumplen e incluso tirar de un poco de tiempo para mimitos si os apetece.

Una vez tienes hijos, las cosas cambian drásticamente y hasta que tienes hijos realmente no comprendes lo fuerte que puede ser este cambio. Hay tantos factores que actúan en contra de la intimidad física en tu relación matrimonial. La mayoría de ellos se pueden reducir al tiempo o a la falta del mismo.

Por lo tanto, te puedes imaginar que cuando los niños son pequeños, mantener la llama viva no es una tarea fácil. La falta de sueño, los días ocupados, las distracciones constantes y la pérdida total de prioridades personales son sólo algunos de los obstáculos que juegan en vuestra contra en cuanto a los lazos conyugales. Tampoco quiero subestimar estas cosas. Cuando digo falta de sueño, me refiero a que bien podrías estar funcionando con sólo 2 o 3 horas de sueño por noche si tienes mala suerte. Intenta no odiar a tu marido mientras le ves roncar cuando tú estás intentando acunar un bebé que llora para que se duerma. Tampoco me di cuenta de lo ocupados que pueden llegar a ser los días en casa con los niños. No es lo mismo trabajar 8 o 10 horas al día y luego llegar a casa, ¡es como 10 veces más duro! Con las necesidades de los niños siempre en primer lugar, queda poco tiempo para tus necesidades. 196473023

Entonces, ¿dónde os deja esto a vosotros? Os deja agotados, absolutamente físicamente y emocionalmente drenados. Estás demasiado cansado para que siquiera te importe el sexo. Sin embargo, el aspecto sexual de vuestra relación aún es muy importante y se debe atender. Una vez tienes hijos, es más importante que nunca trabajar en equipo y hacer el esfuerzo de forjar preciosos momentos a solas.

Dejar una respuesta