Las dietas han sido un tema de debate durante mucho tiempo. Mientras que muchos consideran que es un remedio rápido para ocultar un peso serio y ponerse en forma lo antes posible, otros suelen ser cínicos sobre la rutina. Este se debe a que las dietas suelen asociarse con resultados a corto plazo.

  1. Disminuye las calorías poco a poco

SHUTTERSTOCK_100519750_Huge

Hacer una dieta, para mucha gente, significa reducir las calorías de manera drástica. Pasar de 10 a 1 en cuestión de un día solo tendrá efectos adversos en el cuerpo, pues lo envía a un modo de inanición. No te dejes seducir por las dietas de moda o dietas de choque. En vez de eso, busca planes de comida que reduzcan las calorías de una comida en un momento específico, lo que le da a tu cuerpo la oportunidad de acostumbrarse al déficit de calorías.

  1. Bebe mucha agua

Como la ingesta de calorías será menor, es natural que el cuerpo se sienta cansado. Por tanto, es aconsejable que bebas mucha agua para mantener tu cuerpo hidratado. El agua también te llena y hace que comas menos en la siguiente comida.

  1. Incluye el ejercicio físico

Perder peso no consiste solo en el número de calorías que consumes, sino también en la cantidad que gastas. Por eso, los mejores y más sanos planes de dietas son los que combinan la comida con el ejercicio. Además de fomenter la salud general, el ejercicio también te ayuda a mantener la pérdida de peso a largo plazo.

  1. Necesidades nutricionales

SHUTTERSTOCK_410470273_Huge

Nunca optes por planes de dieta que eliminan grupos de alimentos determinados. El cuerpo necesita nutrientes en cantidades estipuladas para seguir con sus funciones diarias. Si le quitas esos nutrientes, se modifica el equilibrio. Eso deriva en enfermedades y efectos secundarios.

Dejar una respuesta