La comida emocional puede tomar el control de tu vida y tu salud. Todos hemos tenido momentos en los que recurrimos a la comida porque estamos nerviosos, estresados, aburridos o solos. Y todos hemos oído hablar de “refugiarse en la comida”. Desde mi punto de vista, comer de manera emocional es uno de los mayores culpables de las “dietas yo-yo” por muchos motivos.   SHUTTERSTOCK_389664550_Super

Comer de manera emocional es una batalla que muchas mujeres no ganan. Y eso no es porque no quieren, sino porque no saben cómo hacerlo. No entienden cómo pueden controlar estos ataques, y no son conscientes de que sus hábitos alimentarios se están controlando en el nivel subconsciente.

Es crítico para la forma de pensar que esto suceda, ya que se relaciona con la comida emocional. Pero no es solo un cambio en la forma de pensar, sino también reconocer actitudes no saludables y sustituirlas por las adecuadas. La comida emocional no es algo que no se pueda derrotar. Se puede derrotar y tú puedes hacerlo. Lo primero que tienes que hacer es decidir que quieres vivir una vida más feliz y más sana. En segundo lugar, desarrolla un plan. Y en tercer lugar, ajústate a ese plan. Ahora, claro que no es fácil, pero con fe, el apoyo adecuado y consejos de inspiración, puedes hacerlo. SHUTTERSTOCK_355672364_Super

¿No es hora de experimentar un avance importante en tus hábitos de alimentación? ¿No es hora de dar rienda suelta a una seguridad imparable? ¿Y no es hora de que vivas tu vida con más alegría? No permitas que la comida emocional te derrote; toma el control y gánale la batalla. Solo imagínate cómo puede cambiar tu vida si finalmente superas la comida emocional de una vez y para siempre.

Dejar una respuesta